Muserarte es una iniciativa educativa que nace con vocación social con el objetivo de contribuir al desarrollo de las personas mediante cursos, talleres y actividades didácticas desde una óptica divertida, amena y entretenida. La razón de nuestra existencia viene dada por las carencias que hemos observado dentro del panorama educativo y cultural que ofrecen las instituciones oficiales. Consideramos que, aunque se ha producido grandes avances en la enseñanza y en su proceso comunicativo dentro de las escuelas, el desarrollo emocional continúa en un segundo plano sin darles el protagonismo que se merecen. Todavía no se alcanza un porcentaje suficiente de creatividad dentro y fuera de las aulas, puesto que incluso los museos también tienen un déficit para conectar el arte con el público adulto en general y con el público infantil en particular. Pensamos que la esencia del arte no llega a impregnarse en la vida cotidiana del ciudadano. Nosotros contribuimos a ese encuentro entre la creatividad y la sociedad mediante actividades lúdico-educativas. Nuestra metodología procura estimular las inteligencias múltiples que posee cada persona para que se produzca un aprendizaje más vivencial y sensorial dentro de su entorno familiar, laboral o educativo.

Aquí da comienzo un mundo mágico que hace tiempo dejaste abandonado por comprarte ese electrodoméstico de última generación que ahora está escacharrado y apalancado en el trastero de casa. Ha llegado ese momento de darte la posibilidad de encontrar la simetría entre lo divino y lo humano, la alucinante aventura de “muserar”, verbo que nació de nuestra chistera como filosofía de vida y que cuenta, además, con su propio “Manifiesto Archistera” en la misión de conjugar sujeto consciente con ocio significativo. Permitenos que te expliquemos brevemente este juego simbólico con otras palabras;

Una de las características predominantes de las personas es su vertiente emprendedora, es decir, la capacidad de hacer proyectos. Y, no solo eso sino que, esencialmente tienen la capacidad de hacer un proyecto de su propia vida. Es cierto que no resulta fácil organizar nuestra vida pero con un aprendizaje adecuado y orientado hacia la naturaleza humana se puede alcanzar.

Sabemos que, por un lado está el peso muerto de la rutina que nos ofrece una comodidad que nos empuja a repeticiones casi mecánicas y por otro lado, hay una cierta apatía que nos induce a la pasividad y nos aparta de perspectivas saludables como utilizar la imaginación y desarrollar las capacidades creativas para desenvolvernos ante situaciones inesperadas. Entonces, ¿cuándo perdimos nuestra capacidad de manejar estas circunstancias para evitar que nos afecten? ¿cuándo dejamos de hacer proyectos, de poseer habilidades sociales o de ser dueños de nuestra propia vida? Te lo diremos, fue en aquel momento donde los convencionalismos, primos hermanos de la comodidad y  el aburrimiento, se instalaron en nuestra sociedad como estilo de vida y dogma de fe. “Consumir hasta morir” rezaba y reza en su manual.

Muserar, además, más allá de ser una descripción ingeniosa, es un ejercicio para reivindicar un tiempo para ti mismo, para tu descanso, para hacer lo que te estimule, para sentirte bien, para contemplar el mundo y comprenderlo mejor, para ser tú mismo, para participar de la creación de otros o para llevar a cabo tu propio proyecto personal, laboral, familiar o educativo.

Debemos recordar que uno de los motores imprescindibles para emprender cualquier camino radica en la autoestima. Desarrollar ese potencial es invertir en tu bienestar emocional y transformar tu entorno en infinitas posibilidades de superación

MuSerArte se ha propuesto ayudarte a llevar a cabo ese ejercicio de superación con los siete instrumentos de las Artes

Y si un adulto tiene la necesidad de crear un entorno estimulante para alcanzar logros profesionales, no menos importante y necesario es establecerlo durante la infancia. Incluso diríamos que es en la infancia donde se debería implantar una educación para el ocio que fomente el apego seguro y que estimule las inteligencias múltiples de los niños como recursos para desarrollar sus fantásticas capacidades.

Llegados a este punto, donde se es consciente de la necesidad de estar vinculados a nuestro instinto primario para cuidar nuestras emociones, comienza el momento de caminar hacia una educación respetuosa con el ritmo natural del desarrollo humano. Es la ocasión de dar al ocio un tiempo de calidad y fortalecer esos lazos que unen al ser humano con una cultura ancestral que domine los designios de la vida. Es ahora cuando tienes la oportunidad de coger nuestra chistera y entrar al país de nunca jamás, donde te guiaremos por aquellos pasajes olvidados que un día te dieron el poder de construir tu propia historia, realidades vividas mientras estabas pensando en las musarañas. ¿Museramos juntos?