Si has decidido emprender, iniciar un proyecto o diseñar algún programa cultural, artístico o educativo, lo que siempre se debe tener a mano es un diario o blog de notas para hacer florecer la creatividad. De hecho, una de las cosas que aconsejo a todos los participantes de nuestro programa “Emprende con la Gorra” es que lleven un diario durante todo el curso. Escribir manualmente y hacer mapas mentales ayuda al desarrollo de la creatividad, rompe bloqueos y pone en marcha ideas precursoras.

Muchas personas se asombran de la destreza para generar ideas que tienen los creativos, como si la imaginación fuese debida a alguna cualidad innata del individuo. Lejos de parecerlo, no tiene nada que ver con la genética ni el carácter de una persona, sino con el entrenamiento y el uso adecuado de herramientas que estimulan la inventiva, el potencial emprendedor y los principios básicos para desarrollar un proyecto; Enfoque, Claridad, Productividad, Creatividad y Bienestar.

Como soy bastante práctica y tiendo a copiar a otros genios, en lugar de reinventar la rueda por el bien de la misma, directamente la pongo a funcionar y observo cómo algunas de las personas más increíbles de la historia usaron sus diarios y aprovecharon sus lecciones, ideas y consejos para desarrollar su máximo potencial. Sin más preámbulos, permite que te presente a cuatro mentores del diario y los principios que aplicaron para hacer que su escritura diaria fuese poderosa, efectiva y con resultados que, a las pruebas me remito, les funcionaron. Espero que te ayuden a inspirarte como lo hacen para mí, y logres revolucionar la forma en que expresas tus pensamientos, desarrollas tu proyecto o pones a funcionar tu emprendimiento.

 

Leonardo da Vinci: Deja fluir la mente

 

 

Lo que ahora conocemos como Design Thinking, una metodología no tan nueva que empieza a consolidarse en muchas empresas como filosofía para crear e innovar productos y servicios dentro del mercado, Leonardo ya lo practicaba hace más de 500 años. Si observamos sus apuntes, nos daremos cuenta que a Leonardo no le importaba mucho la estructura. Y esa es la finalidad que un emprendedor debe realizar con los apuntes en su cuaderno. Que una idea provoque otra, saltar libremente entre ellas en un flujo creativo sin restricciones. Así lo hacía Da Vinci. Como resultado, sus diarios combinan una cantidad impresionante de inventos, diseños, observaciones y descubrimientos. ¿Qué podemos aprender de él? Además de que era una mente brillante, que tú también posees la misma mentalidad pero necesitas entrenarla con un diario y permitirte dejar aflorar las ideas que llevas dentro.

Por lo tanto, nunca dejes de escribir en el diario lo que sea que tengas en mente y de la forma que quieras. No tiene que ser lineal. No tiene que ser texto. E incluso si es así, no tiene que ser horizontal. Puedes garabatear, incluso si tus habilidades en el dibujo son vergonzosas, no importa, los garabatos son empujadores profesionales para que salgan las ideas. Libertad extrema en tu diario. Puedes arrancar el papel. Puedes escribir al revés, o no escribir en absoluto y, en cambio, dibujar lo que tienes en mente. La clave es darse permiso para explorar.

Recuerda:

Nunca vas a escribir un diario incorrecto, siempre te saldrá perfecto. Cuanto más intuitivo sea el diario para ti, más agradable serán tus procesos creativos, lo que a su vez lo hará más consistente y te ayudará a entrenar la mente para hacerlo aún más intuitivo. ¿Y quien sabe? Tu cerebro podría generar algunas ideas increíbles en el proceso y en un futuro tu diario terminaría expuesto en un museo.

Te recomiendo consultar los diarios de Da Vinci porque podrían ser tu fuente de inspiración. Puedes acceder a los escaneos de forma gratuita en la web de Victoria&Albert Museum

 

Frida Kahlo: El papel será tu mejor terapeuta

 

 

Cuando decides emprender siempre vas a necesitar de un apoyo emocional constante y en algunos momentos te será difícil contratar el servicio de un coaching como facilitador para ordenar ideas o un arteterapeuta como catalizador para gestionar las emociones. Sin embargo, disponer de un diario donde plasmar todas las emociones será el mejor aliado que puedas tener para descargar aquellos sentimientos que te estén bloqueando la creatividad.

Emprender siempre es un camino en solitario, aunque cuentes con familia, amigos o pareja que te apoye, las riendas solo las puedes llevar tú misma. En muchas ocasiones vivirás situaciones complejas donde deberás tomar decisiones cruciales y en solitario. Las emociones jugarán un papel importante porque serán los motores de tu energía. Si alguna vez sientes que tu mente está llena de temores o ansiedades difíciles de gestionar, piensa en el diario de Frida Kahlo. Desde temprana edad, su vida consistió en un sufrimiento casi constante, físico y emocional, que se reflejó en su arte de forma única y poderosa. Ella no tenía miedo en desnudarse ante el papel, descargaba todas aquellas emociones que la oprimían.

Frida llenó su diario con dibujos y escritos que expresaban su sufrimiento, y vertía todos sus sentimientos en sus páginas sin ninguna restricción. ¿Por qué hacía eso? Por una simple razón: Liberación catártica.

Canalizar tus sentimientos, pensamientos y vivencias, sin importarte lo doloroso que pueda ser, es un poderoso proceso de curación que conduce a la claridad de ideas. Al descargar de tu interior esas emociones que te paralizan, se produce un estado donde te sentirás más ligera para continuar batallando en la realidad del emprendedor. Es como compartir tus preocupaciones más profundas con tu amigo o amiga más cercana y de mayor confianza, incluso mejor todavía porque no te sentirás juzgada por nadie. No importa lo difícil que pueda ser lo que estés viviendo, el acto de “ventilación” te hará sentir más ligera.

Recuerda:

El papel lo absorbe todo, incluidas las lágrimas. La celulosa aguantará cualquier peso que sueltes de tu mente. Es un lugar cálido, mullido, amplio y abierto para ti. Úsalo para compartir tus cargas emocionales y liberar todo aquello que te perturbe.

 

Benjamin Franklin: Un método para reavivar tu fuerza de voluntad

 

 

Te seré honesta (cuando suelo ser honesta peco de persona ruda y chunga), si alguien te ha dicho que emprender es un camino de rosas donde puedes ganar un dineral por el simple hecho de montar un blog, olvídate. Detrás de un blog hay muchas estrategias fallidas, muchos clientes tóxicos, mucho “colaborador” caradura, en definitiva, muchos factores que te pueden hacer perder los límites de la paciencia y hasta la moral. Hace falta equilibrio mental y toneladas de perseverancia para lograr dar con la llave que abrirá las puertas del triunfo. Y aquí llega una dura verdad: No importa lo deseable que pueda ser tu objetivo, tu motivación no durará para siempre. Si quieres avanzar en tu proyecto, debes aprender a adaptarte a los días malos (que serán mayoría) y dominar tus instintos más bajos.

La mejor manera de hacerlo es establecer rutinas y métodos efectivos que reaviven tu fuerza de voluntad. ¿Y adivina quién será tu mejor aliado para eso? Has acertado: tu diario. Benjamin Franklin tenía una ambiciosa meta de vida: el logro de la perfección moral. Para asegurarse de seguir avanzando hacia su objetivo, siguió una simple rutina de diario en dos pasos:

1º Paso: Cada mañana, contestaba una pregunta en su diario: “¿Qué bien haré hoy?”  Y luego, por la noche, reflexionaba y verificaba si lo hizo o no.

2º Paso: Cada noche, él revisaba las trece virtudes que definió para sí mismo y rastreaba si se había saltado alguna de ellas.

Formulate esa misma pregunta cada mañana y responde siguiendo unas pautas que consideres te mejorarán como profesional. Esto no significa que debas obsesionarte con la moral en cada aspecto de tu vida. Benjamin dormía tranquilo a pesar de saltarse alguna que otra virtud. Sin embargo, el método te ayudará a generar hábitos y puede hacer que sea más fácil adquirir una disciplina para alcanzar tus objetivos al crear un sistema de diario simple, estable y efectivo.

Recuerda:

No se trata de alcanzar la perfección. Se trata de lograr mantener una actitud positiva ante los problemas y ofrecer la mejor versión de ti todos los días del año. Aprenderás a deshacerte de clientes tóxicos con tan exquisita educación, que te agradecerán haberles indicado el camino para irse a la mierda.

 

Marco Aurelio: El diario de las grandes preguntas para meditar

 

 

Apenas domino la historia clásica pero bien podría catalogarse a los emprendedores y emprendedoras dentro de los estoicos. Por ir recapitulando un poco, todos los estilos de diarios que aquí estoy desgranando tienen un punto en común, la calidad de vida que quieras llevar como emprendedor/a está directamente relacionada con la calidad de tus pensamientos y con las preguntas que te puedas realizar al cabo del día.

Por ilustrar un poco la idea. Es poco probable que reflexionar sobre el clima, el tráfico o la última absurda polémica que haya surgido por las redes sociales, te brinde información relevante que te cambie la vida o que te aporte un conocimiento enriquecedor para el alma. Al contrario, son elementos de distracción que debes evitar para no perder el enfoque.

Por otro lado, reflexionar sobre tus mayores defectos o lo que te hace sentir realmente viva podría expandir de manera significativa tu comprensión, es decir, aceptarte tal y como eres con amabilidad. Mantener tu esencia y ser auténtica como emprendedora, serán la clave que te diferenciará de tu competencia. Además aprenderás a relacionarte con un entorno que, a veces podrá ser hostil por exhibir tu talento y otras veces te embriagarán con halagos banales. Saber manejar esos entornos te ayudará a actuar con determinación y evitar que tu emprendimiento pierda sustancia y rumbo.

Hace tiempo escribí sobre la importancia de preguntar. La clave está ahí, en profundizar haciéndote preguntas relevantes. Marco Aurelio, el emperador de Roma y el hombre más poderoso de su tiempo, mantuvo un diario en el que reflexionó sobre las preguntas y los problemas más profundos a los que se enfrentaba. El registro de sus pensamientos, más tarde publicado como “Meditaciones”, sigue siendo uno de los libros de filosofía más influyentes de todos los tiempos, incluidos los consejos prácticos de vida que aún son relevantes casi 2000 años después de que los escribiera.

Recuerda:

Cada vez que te sientas atrapada, ya sea en tu vida personal, en tu vida profesional, con tu emprendimiento o con tu práctica de escribir un diario, simplemente haz una gran pregunta significativa y reflexiona sobre ella. Es probable que aprendas algo sobre ti que literalmente lo cambiará todo. Y quien sabe, puedes lograr tal relevancia que termines publicando un libro con tus meditaciones.

Si te vale como inspiración, aquí te dejo el audio-libro con las “Meditaciones” de Marco Aurelio. La voz que narra los pensamientos de Marco es tan hermosa que será un balsámico para esas noches que no logres conciliar el sueño.

 

Hagamos un resumen con lo que hemos aprendido de estos cuatro genios del pasado:

1.-  Deja fluir tu mente: No hay una forma correcta de escribir un diario. Permítete fluir libremente para generar nuevas ideas y percepciones.

2.-  El papel será tu mejor terapeuta: Comparte tus cargas emocionales con un diario para la liberación catártica. Te sentirás más ligera/o y tu almohada lo agradecerá.

3.-  Un método para reavivar tu fuerza de voluntad: la motivación no dura siempre. Facilítalo creando retos con métodos y rutinas que mantengan activa tu voluntad.

4.-  El diario de las grandes preguntas para meditar: Haz preguntas sustanciosas y sumérgete en las profundidades de las respuestas.

Recuerda, el diario es el cuaderno de bitácora de los emprendedores. Una vez que hayas interiorizado estos cuatro principios, estarás preparada/o para el siguiente paso: crear tu propio estilo de diario. Escribir en tu cuaderno te ayudará a generar hábitos saludables, aumentará tu productividad y empujará tu proyecto al siguiente nivel.